Czêstochowa

 

Las dos calles principales de la ciudad forman una cruz. En una de estas calles puede verse una gran chimenea y en el otro el monasterio de Jasna Gora, donde se encuentra la famosa Virgen de Częstochowa.

Los orígenes del icono y la fecha de su composición es aún una acalorada discusión entre los especialistas. Esta dificultad en fechar al icono, radica en el hecho de que la imagen original fue pintada después de un serio daño hecho por expedicionarios de Husitas en 1430. Los restauradores del Medioevo no estaban familiarizados con el método encaustico de pintura encontrado, por lo cual las pinturas que ellos aplicaron dañaron áreas "simplemente sloughed off the image" de acuerdo al cronista medieval Risinius, y su solución fue borrar la imagen original y repintarla sobre la madera original, la cual se consideraba sagrada por su legendario origen como tablero superior de la casa de la Sagrada Familia.


La pintura desarrolla una tradicional composición bien conocida en los iconos de la Iglesia Ortodoxa. La Virgen María es mostrada como la "Hodegetria" ("La que muestra el Camino"). En el, la Virgen dirige su atención fuera de ella, señalando con su mano derecha hacia Jesús como la fuente de salvación. A su vez, el Niño extiende su mano derecha hacia el observador en señal de bendición, levantando un libro con los evangelios en su mano izquierda. El icono muestra a Nuestra Señora con un manto adornado con flor de lis.

Aunque el Icono de Nuestra Señora de Częstochowa ha estado íntimamente ligada a Polonia en los últimos seiscientos años, la historia previa a su arribo está rodeada de numerosas leyendas que remonta el origen del icono hasta San Lucas quien lo habría pintado sobre una madera de cipres de la casa de la Sagrada Familia.


Uno de los documentos más antiguos de Jasna Góra establece que la pintura viajó desde 
Jerusalén, via Constantinopla, hasta llegar finalmente a Częstochowa en Agosto de 1382. A la Virgen Negra se le atribuye la milagrosa salvación del Monasterio de Jasna Góra (English: Bright Mount) de la invasión sueca del Siglo XVII, The Deluge, con lo cual se cambió el curso de la guerra. Este evento condujo al Rey Jan Kazimierz a "coronar" a Nuestra Señora de Częstochowa ("laVirgen Negra") como Reina y Protectora de Polonia en la Catedral de Lwów el 1 de abril de 1656.

Otra leyenda concerniente a la Virgen Negra de Częstochowa es que la presencia de la sagrada pintura salvó a su templo de ser destruido por el fuego, no sin antes hacer que las flamas oscurecieran los pigmentos. La leyenda concerniente a los dos rasguños sobre la derecha del rostro de la Virgen Negra dice que un asaltante husita blandió su espada sobre la imagen y el infligió dos cortes profundos. Cuando el asaltante trató de infligir un tercer corte, el cayó al piso y tembló en agonía hasta que murió. A pesar que anteriormente se quiso reparar estos rasguños, estos volvían a reaparecían.

Otra leyenda señala que como el asaltante cortó la pintura dos veces, el rostro de la Virgen María empezó a sangrar, con pánico los asustados husitas retrocedieron y dejaron la pintura.

Debido a la Virgen Negra, Częstochowa es considerado como el más popular Santuario de Polonia, por el peregrinaje que realizan cada año muchos católicos polacos. Con frecuencia, la gente se alinea a cada lado de la carretera dando provisiones a los peregrinos quienes caminan durante un día entero hacia Częstochowa y llevan pocas cosas para si mismos.