Capadocia

 En el año 1985, fue incluida por la UNESCO en la lista del Patrimonio de la Humanidad, con una zona protegida de 9.576 ha. Sus características geológicas han dado pie a que sus paisajes se describan a menudo como "paisajes lunares". La tierra del lugar, llamada toba calcárea, ha adquirido formas caprichosas tras millones de años de erosión, y es lo suficientemente débil para permitir que el ser humano construya sus moradas escarbando en la roca, en vez de erigir edificios. De esta forma, estos paisajes están llenos de cavernas, naturales y artificiales, muchas de las cuales continúan habitadas.

En el museo al aire de Görene por ejemplo, uno de los primeros centros de vida monástica del mundo cristiano, fundado por San Basilio, se pueden ver Iglesias excavadas en la roca con interesantes pinturas y frescos bizantinos del siglo XI

Por su situación geográfica, Capadocia la hizo encrucijada de rutas comerciales durante siglos, y también objeto de continuas invasiones. Los habitantes de la región construyeron refugios subterráneos, donde ciudades enteras podían refugiarse en el subsuelo, y subsistir durante muchos meses sin arriesgarse al exterior. (por ejemplo la ciudad subterránea de Özkonak y el pueblo troglodita de Uchisar). Incluso estas ciudades podían estar construidas en varios niveles y estar equipadas con respiraderos, caballerizas, panaderías, pozos de agua, y lo necesario para albergar poblaciones de hasta 20.000 habitantes. Cuando estas ciudades subterráneas fueron usadas durante el cristianismo bizantino, algunas cámaras fueron adapta