Éfeso

Fue una de las doce ciudades jónicas ubicadas sobre el mar Egeo, situada entre el extremo norte de Panayr (el antiguo monte Pion) y la desembocadura del río Caístro y una de las siete Iglesias del libro del Apocalipsis atribuido a San Juan Evangelista.

En las cercanías de Éfeso se encuentra la casa que la tradición cristiana ha señalado como la casa donde vivió la Madre de Jesús sus últimos días. Este lugar en la que además se recuerda su asunción al cielo es centro de peregrinación desde hace ya muchos años. De hecho ya tres Papas la han visitado. En 1967 el Papa Pablo VI, en 1979 por el Papa Juan Pablo II y en el 2006 S.S. Benedicto XVI. Cerca de este lugar se encuentra además la Basílica de San Juan, lugar donde fue enterrado San Juan Evangelista a quien Jesús encomendó su Madre.

San Pablo visitó Éfeso junto a Bernabé donde predicaron el Evangelio de Jesucristo. Desde aquí escribió las cartas a los Corintios y a los Gálatas y a los Efesios dirijirá otra de sus espístolas.

Destacan en Éfeso, las bien conservadas ruinas de la antigua ciudad: el Gran Teatro, probablemente el sitio más fascinante del lugar, con capacidad para 24,000 personas en su apogeo y de gran interés religioso pues el San Pablo predicó un sermón aquí en el cual condenaba los cultos paganos en el teatro. La Biblioteca de Celso, una de las imágenes más retratadas del lugar, la vía de mármol donde todavía se aprecian las huellas de las ruedas de trineos romanos y también la Iglesia de la Santísima Virgen donde se celebró el Concilio Ecuménico de Éfeso, considerado por las Iglesias Católica, Ortodoxa y Copta como el III Concilio Ecuménico.